Después de la 56ª edición de la semana de la moda madrileña, Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, varias cosas nos han quedado claras.

La colección más divertida: Davidelfin. Lo que fue divertido, no fue la colección en sí, sino el cortometraje que presentaron antes del desfile con Bimba Bosé como protagonista y que incluía cameos de Rosi de Palma, Olvido (Alaska), Mario Vaquerizo y Topacio Fresh entre otros.

 

La mejor banda sonora: Angel Schlesser. El diseñador siempre cuenta con el «Sound designer» (diseñador de sonido) Jose Ignacio Simón Vena, que mezcla los temas en directo desde la cabina habilitada por Ifema.

 

El descubrimiento: Candy Pratts Price, la directora de Vogue.com y fundadora de Style.com que acudió a Madrid para ver los desfiles. Todo el mundo quería saber lo que opinaba de la moda española, pero resultó casi imposible acercarse a hablar con ella.

 

El gran ausente entre los diseñadores: Jesús del Pozo. Aunque hubo un desfile de la firma DelPozo, los diseños que desfilaron eran más Josep Font que Jesús. Esperábamos que el nuevo director creativo de la casa (Josep Font) recuperara algo del ADN de Jesús del Pozo. Al final los cambios han ido mucho más allá del cambio de nombre de la marca y una nueva imagen de packaging.

La modelo de esta edición: Michaela Kocianova de Elite. Aunque es verdad que la española Alba Galocha ganó el premio L’Oréal París a la mejor modelo, nosotros queremos destacar a la eslovena Michaela Kocianova porque es una constante de la pasarela madrileña, ya que no ha faltado en las últimas seis ediciones (por lo menos). A destacar, su buen humor y su graciosa forma de desfilar que enamora a los fotógrafos.

 

La anécdota: Los periodista incomunicados. Por alguna extraña razón, la red 3G no funcionaba. Imposible comunicarse por Whatsapp con los compañeros, mandar emails a la redacción, Twittear o Instagramear (para los que tengan iPhones). Una pena.

 

Lo peor de esta edición: Sin Wifi. Los periodistas, fotógrafos, blogueros y demás especialistas que acuden a Ifema, no tienen acceso gratuito al Wifi del recinto ferial. Por lo tanto, la tarea de subir fotos a Instagram o vídeos a Socialcam, por ejemplo, se convierte en una pesadilla, a menos que tengas 3G (que aún así fallaba). En la sala de prensa hay cables de internet, que se ofrecen de forma gratuita, pero tampoco hay los suficientes.

Lo más comentado por las malas lenguas: los collares de Ana Locking, sospechosamente parecidos a los del diseñador de joyas emergente Andrés Gallardo.

Un accesorio a destacar: los cinturones esqueleto de Maya Hansen. Elaborados, o mejor dicho, forjados, especialmente para el desfile, recrean partes del esqueleto humano. No tardaremos en verlos plasmados en alguna foto de editorial de revista de moda.